¡Un Sabor con Historia!

Día del Lomito
12 julio, 2017
Día Nacional del Churrasco
28 agosto, 2017

Alrededor de los años 30 desde Argentina, llegó a Chile el matrimonio Laengle y su familia, provenientes de Alemania y Suiza, con el recuerdo de sus costumbres establecieron el primer local ubicado en pleno centro capitalino , Av. Alameda frente a la iglesia de San Francisco, al lado Norte se iniciaría así una larga tradición que se extiende hasta nuestros días introduciendo el consumo de la gorda y la fricandela como especialidades. Con el paso del tiempo se trasladan a la zona de Av. Vicuña Mackenna con Diez de Julio en la década de los 40 , agregando 3 salones de restaurant y una pérgola sombreada de parras para las tardes de verano.

En el año 1954 se instalan como Fuente de Soda, en el centro de una de las comunas florecientes para aquella época, Ñuñoa, Av. Irarrázaval cercano a la plaza, agregando a las especialidades las empanadas fritas de queso y pino que hasta hoy le dan su fama. En la actualidad y desde entonces se ha respetado a aquella clientela que su preferencia de generación en generación nos enorgullece. La nueva generación Laengle formada por la Nieta y bisnietos han querido mantener el estilo de ambiente familiar que los ha caracterizado durante los años, entregando a la historia culinaria un nuevo aporte “La empanada de queso con ostión”.

Aprovechamos de señalar que hasta ahora no existen otras sucursales en el país y que gracias a la lealtad de nuestra clientela nos vemos en la obligación de integrarnos a esta nueva forma de comunicación de la época en que vivimos, que nos hará estar más cerca de nuestros clientes, y por qué no decirlo, ellos que hacen posible esta historia llena de tradición.

1 Comment

  1. reinaldo perez dice:

    Ufff, que tradicion mas antigua, mis padres e hijos concurrimos a esa fuente desde 1961 en que llegamos a vivir a esta comuna de ñuñoa y es desde esa ocacion no hemos dejado de visitar ese lugar, ahora nuestros hijos y nietos la visitan y se deleiran de sus empanadas y gordas, y cuya calidad se ha mantenido igual por los años.
    Conocimos a empleados de ahi desde que llegaron jovenes y ahora estan al filo de su edad,
    Muchas gracias a nietos y bisnietos por mantener esa bonita y tradicional fuente de soda, mas grande y remosada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *